Quienquiera que condene el teatro es un enemigo de su país. — Voltaire